foto

foto

Translate

S.M. el Rey Felipe VI - España





Buenas noches,

En esta nochebuena, quiero especialmente desearos junto a la Reina y nuestras hijas, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía, unas muy felices fiestas y todo lo mejor para el año nuevo.
Desearía también que la voluntad de entendimiento y el espíritu fraternal, tan propios de estos días, estén siempre muy presentes entre nosotros, en nuestra convivencia.

Esta noche me dirijo a vosotros desde el Palacio Real, donde la Corona celebra actos de Estado en los que queremos expresar, con la mayor dignidad y solemnidad, la grandeza de España.
Este Palacio es de todos los españoles y es un símbolo de nuestra historia que está abierto a todos los ciudadanos que desean conocer y comprender mejor nuestro pasado. En sus techos, en sus paredes, cuadros y tapices, en definitiva, en todo su patrimonio, se recogen siglos y siglos de nuestra historia común.

Y esa historia, sin duda, debemos conocerla y recordarla, porque nos ayuda a entender nuestro presente y orientar nuestro futuro y nos permite también apreciar mejor nuestros aciertos y nuestros errores; porque la historia, además, define y explica nuestra identidad a lo largo del tiempo.
Creo sinceramente que hoy vivimos tiempos en los que es más necesario que nunca reconocernos en todo lo que nos une. Es necesario poner en valor lo que hemos construido juntos a lo largo de los años con muchos y grandes sacrificios, también con generosidad y enorme entrega. Es necesario ensalzar todo lo que somos, lo que nos hace ser y sentirnos españoles. En mi discurso de proclamación manifesté que en la España constitucional caben todos los sentimientos y sensibilidades, caben las distintas formas de sentirse español; de ser y de sentirse parte de una misma comunidad política y social, de una misma realidad histórica, actual y de futuro, como la que representa nuestra nación.

Una gran nación definida por una cultura que ha traspasado tiempos y fronteras, por las artes y por una literatura universal; enriquecida por nuestra lengua común, junto a las demás lenguas de España, que también explican nuestra identidad.

Un país que a lo largo de los siglos han tejido pensadores, científicos, creadores, y tantos y tantos hombres y mujeres, muchos de los cuales han dado su vida por España.

Y es también un gran Estado, cuya solidez se basa hoy en unos mismos valores constitucionales que compartimos y en unas reglas comunes de convivencia que nos hemos dado y que nos unen; un Estado que reconoce nuestra diversidad en el autogobierno de nuestras nacionalidades y regiones; y que tiene en el respeto a la voluntad democrática de todos los españoles, expresada a través de la Ley, el fundamento de nuestra vida en libertad.

Por todo ello, tenemos –tengo- muchas razones para poder afirmar esta noche que ser y sentirse español, querer, admirar y respetar a España, es un sentimiento profundo, una emoción sincera, y es un orgullo muy legítimo.

Con estas razones, y compartiendo estos sentimientos, haremos honor a nuestra historia, de la que hoy somos protagonistas y cuyo gran legado tenemos la responsabilidad de administrar; y fortaleceremos nuestra cohesión nacional, que es imprescindible para impulsar nuestro progreso político, cívico y moral; para impulsar nuestro proyecto común de convivencia. Porque ahora, lo que nos debe importar a todos, ante todo, es España y el interés general de los españoles.

Tras las elecciones generales celebradas el pasado día 20, y como siempre después de cada renovación del Congreso de los Diputados y el Senado, se inicia el procedimiento establecido en nuestra Constitución para la gobernación de nuestro país.

En un régimen constitucional y democrático de Monarquía Parlamentaria como el nuestro, las Cortes Generales, como depositarias de la soberanía nacional, son las titulares del poder de decisión sobre las cuestiones que conciernen y afectan al conjunto de los españoles: son la sede donde, tras el debate y el diálogo entre las fuerzas políticas, se deben abordar y decidir los asuntos esenciales de la vida nacional.
La pluralidad política, expresada en las urnas, aporta sin duda sensibilidades, visiones y perspectivas diferentes; y conlleva una forma de ejercer la política basada en el diálogo, la concertación y el compromiso, con la finalidad de tomar las mejores decisiones que resuelvan los problemas de los ciudadanos.

España inicia una nueva legislatura que requiere todos los esfuerzos, todas las energías, todas las voluntades de nuestras instituciones democráticas, para asegurar y consolidar lo conseguido a lo largo de las últimas décadas y adecuar nuestro progreso político a la realidad de la sociedad española de hoy. Unas instituciones dinámicas que caminen siempre al mismo paso del pueblo español al que sirven y representan; y que sean sensibles con las demandas de rigor, rectitud e integridad que exigen los ciudadanos para la vida pública.

La España actual es muy distinta de la España de los siglos que nos preceden gracias a una auténtica y generosa voluntad de entendimiento de todos los españoles, a un sincero espíritu de reconciliación y superación de nuestras diferencias históricas y a un compromiso de las fuerzas políticas y sociales con el servicio a todo un pueblo, a los intereses generales de la Nación, que deben estar siempre por encima de todo. Esta es la gran lección de nuestra historia más reciente que nunca debemos olvidar.
Como tampoco debemos olvidar que la ruptura de la Ley, la imposición de una idea o de un proyecto de unos sobre la voluntad de los demás españoles, solo nos ha conducido en nuestra historia a la decadencia, al empobrecimiento y al aislamiento. Ese es un error de nuestro pasado que no debemos volver a cometer.

Nuestro camino es ya, de manera irrenunciable, el del entendimiento, la convivencia y la concordia en democracia y libertad. Por ello, respetar nuestro orden constitucional es defender la convivencia democrática aprobada por todo el pueblo español; es defender los derechos y libertades de todos los ciudadanos y es también defender nuestra diversidad cultural y territorial.

Por eso, esta noche quiero reiterar un mensaje de serenidad, de tranquilidad y confianza en la unidad y continuidad de España; un mensaje de seguridad en la primacía y defensa de nuestra Constitución.
Y me gustaría también transmitir un mensaje de esperanza en que la reflexión serena, el contraste sincero y leal de las opiniones, y el respeto tanto a la realidad de nuestra historia, como a la íntima comunidad de afectos e intereses entre todos los españoles, alimenten la vigencia de nuestro mejor espíritu constitucional.

Por otro lado, la mejora de la economía es una prioridad para todos. Creo que todas las instituciones tenemos un deber con los ciudadanos, las familias y especialmente los más jóvenes, para que puedan recuperar lo que nunca se debe perder: la tranquilidad y la estabilidad con las que afrontar el futuro y la ilusión por un proyecto de vida hacia el mañana. Todos deseamos un crecimiento económico sostenido. Un crecimiento que permita seguir creando empleo —y empleo digno—, que fortalezca los servicios públicos esenciales, como la sanidad y la educación, y que permita reducir las desigualdades, acentuadas por la dureza de la crisis económica.

Europa es, sin duda, otra de nuestras grandes realidades, pero también con grandes desafíos en su seno. Todos hemos sentido la indignación y el horror ante los atentados que han costado la vida a compatriotas nuestros, ante los terribles crímenes de París y de otros lugares del mundo, que son auténticos ataques a nuestro modelo de convivencia y a los más elementales valores humanos. Y todos nos hemos conmovido ante el drama de los refugiados que llegan a nuestras fronteras huyendo de la guerra, o el de los migrantes angustiados y acosados por la pobreza.

Ante estos desafíos, y otros muchos como el de la lucha contra el cambio climático, es necesario que la voz de España se haga oír en la Unión Europea y en las instituciones internacionales en todo aquello que afecta a nuestras convicciones y a nuestros intereses vitales. Porque el mundo de hoy exige naciones fuertes, responsables, unidas, solidarias y leales a sus compromisos con sus socios y aliados y con el conjunto de la comunidad internacional.

Finalmente, no quiero despedirme esta noche sin deciros, con total convicción, que a los españoles de hoy nos corresponde seguir escribiendo la historia de nuestro tiempo y que vamos a hacerlo como ya hemos demostrado que sabemos:
Contando con todos: hombres y mujeres, jóvenes y mayores, nacidos aquí o venidos de fuera; empujando todos a la vez, sin que nadie se quede en el camino.

Debemos mirar hacia adelante, porque en el mundo de hoy nadie espera a quien solo mira hacia atrás. Debemos desterrar los enfrentamientos y los rencores; y sustituir el egoísmo por la generosidad, el pesimismo por la esperanza, el desamparo por la solidaridad.

Tengamos fe y creamos en nuestro país. España tiene una resistencia a la adversidad, una capacidad de superación y una fuerza interior mucho mayor de lo que a veces pensamos. La fortaleza de España está en nosotros mismos; está en nuestro coraje, en nuestro carácter y en nuestro talento. Está también, por qué no decirlo, en nuestra forma de vivir y de entender la vida.

Los españoles nunca nos hemos rendido ante las dificultades, que han sido grandes, y siempre las hemos vencido.

Y sabemos, además, que tenemos que seguir caminando con la voluntad de entendimiento y con el espíritu de unión a los que me refería al principio. Con diálogo y con compromiso, con sentido del deber y con responsabilidad; sintiendo y viviendo, cada día, cada uno de nosotros, ese compromiso ético que hace grande a un pueblo; uniendo nuestros corazones, porque hace décadas el pueblo español decidió, de una vez por todas y para siempre, darse la mano y no la espalda. Hagámoslo con toda la fuerza y la confianza de quienes estamos orgullosos —con razón— de lo que hemos conseguido juntos y, sobre todo, de lo que juntos vamos a conseguir.

Con esa emoción, con esa confianza en nuestro futuro —en ese futuro de España en el que creo— os deseo a todos una muy Feliz Navidad, Eguberri on, Bon Nadal, Boas Festas y un próspero año 2016.



Discurso del Rey en la entrega de los Premios Príncipe de Asturias 2014



 
 

Don Felipe y Doña Letizia realizarón una visita oficial a los Países Bajos el miércoles, 15 de octubre, atendiendo la invitación formulada por Sus Majestades los Reyes de los Países Bajos.
Sus Majestades los Reyes junto a Sus Majestades los Reyes de los Países Bajos, en el vestibulo del Palacio de Noordeinde
© Casa de S.M. el Rey / Borja Fotógrafos

Sus Majestades los Reyes llegaron a mediodía al aeropuerto de Rotterdam-La Haya, acompañados por el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria y la directora general de Relaciones Bilaterales con Países de la Unión Europea, Países Candidatos y Países del Espacio Económico Europeo, María Victoria Morera, donde fueron recibidos por el embajador de España en el Reino de los Países Bajos, Fernando Arias.

A continuación, se trasladaron al Palacio Noordeinde, donde tras ser recibidos por Sus Majestades los Reyes de los Países Bajos y firmar en el Libro de Honor, en la página que contenía una breve reseña conmemorativa, mantuvieron un encuentro entre ambos monarcas. Posteriormente, en el Salón Marot, asistieron a un almuerzo ofrecido en su honor.

Su Majestad el Rey recibe el saludo de Su Majestad el Rey de los Países Bajos, a su llegada al Palacio de Noordeinde Su Majestad la Reina recibe el saludo de Su Majestad la Reina de los Países Bajos, a su llegada al Palacio de Noordeinde Sus Majetsades los Reyes con Sus Majestades los Reyes de los Países Bajos, tras atravesar el Cordón de Honor en el Patio del Palacio Noordeinde Sus Majestades los Reyes junto a Sus Majestades los Reyes de los Países Bajos, en el vestibulo del Palacio de Noordeinde Sus Majestades los Reyes junto a Sus Majestades los Reyes de los Países Bajos salen del Palacio de Noordeinde, tras un almuerzo ofrecido en su honor Don Felipe recibe el saludo de la presidenta del Senado de los Países Bajos, Ankie Borekers-Knol, a su llegada al Inner Court Don Felipe recibe el saludo de la presidenta de la Cámara de Representantes de los Países Bajos, Anouchka Van Miltenburg, a su llegada al Inner Court Sus Majestades los Reyes acompañados por la presidenta del Senado y la presidenta de la Cámara de Representanes de los Paises Bajos en el Inner Court Sus Majestades los Reyes en la GravenKramer (sala de reuniones) del Inner Court Don Felipe y Doña Letizia junto al ministro de Industria, Energia y Turismo español, la presidente del Senado y la presidenta de la Cámara de Represen Sus Majestades los Reyes junto al ministro de Industria, Energia y Turismo español, la presidente del Senado y la presidenta de la Cámara de Represent Sus Majestades los Reyes a su salida del Inner Court Su Majestad el Rey es recibido por el Primer Ministro de los Países Bajos, Mark Rutte, a su llegada al Binnenhof (sede de la oficina del Primer Minist Sus Majestades los Reyes durante su encuentro con el Primer Ministro del Reino de los Países Bajos, Mark Rutte.

A su término, Don Felipe y Doña Letizia se desplazaron al edificio de los Estados Generales de los Países Bajos para reunirse con las presidentas del Senado y de la Cámara de Representantes, Ankie Borekers-Knol y Anouchka Van Miltenburg, respectivamente. Tras la reunión, los Reyes acompañados por representantes de las dos cámaras, visitaron el Salón de Plenos del Senado, uno de los más antiguos de Europa.

La visita oficial concluyó con un encuentro con el Primer Ministro, Mark Rutte, en el Binnenhof, sede de la oficina del Primer Ministro, en la que tuvieron ocasión  de examinar las relaciones bilaterales y diversas cuestiones comunitarias, entre otros temas.

La visita a los Países Bajos es el sexto viaje oficial de Sus Majestades los Reyes al extranjero desde su proclamación, tras los que realizaron al Vaticano, Portugal, Marruecos, Francia y Nueva York, con ocasión de la Asamblea General de la ONU.




                                                                      FUENTE:
















 
 
 

Acto con motivo de la entrega de los Premios Príncipe de Asturias año 2014

Sus Majestades los Reyes viajaron a Asturias la tarde del jueves, 23 de octubre, para presidir en el Auditorio Palacio de Congresos “Príncipe Felipe”, el XXIII Concierto Premios Príncipe de Asturias, organizado por Cajastur y la Fundación Príncipe de Asturias. La Orquesta Sinfónica del principado de Asturias y del Coro de la Fundación Príncipe de Asturias, bajo la dirección del maestro Rossen Milanov, interpretó el Réquiem en Re menor de Wolfgang Amadeus Mozart.

A su llegada al Auditorio, los Reyes fueron recibidos por el presidente del Principado de Asturias, Javier Fernández; el presidente de la Junta General del Principado de Asturias, Pedro José Sanjurjo; el delegado del Gobierno en el Principado de Asturias, Gabino Iglesias; el alcalde de Oviedo, Agustín Iglesias; el presidente de la Fundación Príncipe de Asturias, Matías Rodríguez Inciarte, y la directora de la Fundación Príncipe de Asturias, Teresa Sanjurjo, entre otras personalidades.

Tras el concierto, Don Felipe y Doña Letizia se trasladaron a la Lonja, donde el presidente de la Fundación Príncipe de Asturias ofreció una cena en honor de Sus Majestades los Reyes, a la que asistireron los miembros de los Patronatos de la Fundación y los galardonados con los Premios Príncipe de Asturias 2014.

El viernes, 24 de octubre, Don Felipe y Doña Letizia, acompañados por el presidente del Principado de Asturias, comenzaron la jornada recibiendo en audiencia, en el Salón de Consejos del Hotel Reconquista, a los galardonados con las “Medallas de Asturias 2014”:

-Medalla de Asturias en su categoría de Oro, el presidente de Mensajeros de la Paz, padre Ángel García que estuvo acompañado por el gerente de Mensajeros por la Paz Pedro Mella.
Su Majestad el Rey recibe el saludo del presidente del Principado de Asturias, Javier Fernández, a su llegada al Auditorio Palacio de Congresos " Su Majestad el Rey recibe el saludo del presidente de la Fundación Príncipe de Asturias, Matías Rodríguez Inciarte, a su llegada al Auditorio Palacio  Sus Majestades los Reyes a su llegada al Auditorio Palacio de Congresos "Príncipe Felipe", para asistir al concierto con ocasión de los Prem Sus Majestades los Reyes en el palco de honor, antes de dar comienzo el concierto con ocasión de los Premios Príncipe de Asturias Sus Majestades los Reyes en el palco de honor junto al presidente del Principado de Asturias, durante el concierto de los Premios Príncipe de Asturias Fotografía de grupo de Sus Majestades los Reyes con los miembros del coro de la Fundación Príncipe de Asturias Fotografía de grupo de Sus Majestades los Reyes con el presidente del Príncipado de Asturias, las personalidades asistenten al concierto y los miembro Fotografía de grupo de Sus Majestades los Reyes con la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias Sus Majestades los Reyes finalizado el concierto saludan a los asistentes Sus Majestades los Reyes finalizado el concierto, se despiden de los ovetenses que se congregaban a su salida del Auditorio de Congresos "Príncip Sus Majestades los Reyes reciben el saludo del presidente del Principado de Asturias, momentos antes de la audiencia a los galardonados con las " Fotografía de grupo de Sus Majestades los Reyes con los galardonados con las "Medallas de Asturias 2014" Fotografía de grupo de Sus Majestades los Reyes con los ganadores del "Premio Fin de Carrera 2013" de la Universidad de Oviedo Sus Majestades los Reyes en el Salón Covadonga del Hotel Reconquista, momentos antes de imponer la insignias de la Fundación a los premiados Fotografía de grupo de Sus Majestades los Reyes con los premiados, tras imponerles la insigmia de la Fundación Príncipe de Asturias Fotografía de grupo de Sus Majestades los Reyes y Su Majestad la Reina Doña Sofía, con los premiados y sus familiares, tras imponerles la insigmia de 

-Medalla de Asturias en la categoría de Plata:
A título póstumo a Manuel Fernández (Lito), asistieron en su nombre su viuda Adelina de Jesús, sus hijos Javier Fernández Lanero, Natalia Fernández de la Vega, Pablo Fernández Lanero, Santiago Fernández Lanero y las hijas de Adelaida de Jesús, Raquel Hernández y Miriam Hernández; a María Ángeles Gil que estuvo acompañada por su esposo José Manuel González; a la Fundación Sanatorio Adaro, asistieron la presidenta de la Fundación Sanatorio Adaro y alcaldesa de Langreo, María Fernández y el gerente de Sanatorio Adaro, Gabriel Menéndez; al vicepresidente de Central Lechera Asturiana, José Ramón Badiola, que estuvo acompañado por su esposa María Purificación Fernández; al presidente del Consejo de Administración del Grupo IMASA, Tomás Casado que estuvo acompañado por su sobria María de las Mercedes Álvarez; y a Emilio Serrano, acompañado por su sobrina María Cristina Serrano.

A continuación, Sus Majestades los Reyes recibieron en audiencia a los ganadores de los premios “Fin de Carrera 2013” de la Universidad de Oviedo, que acudieron acompañados por el rector magnífico de la Universidad de Oviedo, Vicente Miguel Gotor. Seguidamente, recibieron a los miembros Protectores de la Fundación Príncipe de Asturias.

Posteriormente, Sus Majestades los Reyes se trasladaron al Salón Covadonga, donde acompañados Su Majestad la Reina Doña Sofía, recibieron a los presidentes de los jurados, a los miembros de los patronatos Príncipe y Fundación, y a los galardonados con los Premios Príncipe de Asturias 2014, a los que Don Felipe les impuso la insignia de la Fundación y con quienes a continuación compartirán un almuerzo.

Por la tarde tendrá lugar en el Teatro Campoamor de Oviedo la ceremonia de entrega de los Premios Príncipe de Asturias 2014, que distinguirán a Frank O. Gehry (Artes), Programa Fulbright (Cooperación Internacional), Joseph Pérez (Ciencias Sociales), Avelino Corma Canós, Mark E. Davis y Galen D. Stucky (Investigación Científica y Técnica), John Banville (Letras), Maratón de Nueva York (Deportes), Caddy Adzuba (Concordia) y Joaquín Salvador Lavado Tejón "Quino" (Comunicación y Humanidades).

La Fundación Príncipe de Asturias se constituyó el 24 de septiembre de 1980 en Oviedo, en un acto presidido por Don Felipe, que estuvo acompañado por Sus Majestades los Reyes Don Juan Carlos y Doña Sofía. Sus objetivos primordiales son consolidar los vínculos existentes entre el Principado y el Príncipe de Asturias, y contribuir a la exaltación y promoción de cuantos valores científicos, culturales y humanísticos son patrimonio universal. Su Majestad el Rey ostenta su presidencia de honor, mientras que la vicepresidencia de honor la ocupa el presidente del Principado de Asturias.
Su principal actividad es la concesión anual de los Premios Príncipe de Asturias, que se realiza desde 1981 para distinguir la labor científica, técnica, cultural, social y humana realizada por personas, equipos de trabajo o instituciones en el ámbito internacional. - FUENTE:




















 
 
 


 nov. 2014
Sus Majestades los Reyes se reunieron con Sus Majestades los Reyes de los Belgas, el primer ministro, el presidente de la Cámara de Representantes y la presidenta del Senado.

S​us Majestades los Reyes, que viajaron acompañados por el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, fueron recibidos a su llegada al Palacio Real de Laeken por Sus Majestades los Reyes de los Belgas. Tras la interpretación de los himnos nacionales español y belga, Don Felipe, junto a Su Majestad el Rey de los Belgas, pasó revista a las tropas.

Finalizada la revista a la Compañía de Honores, Don Felipe y Doña Letizia celebraron un encuentro en el Salón Goya del Palacio Real con Sus Majestades los Reyes de los Belgas. A su término, Don Felipe y Doña Letizia se trasladaron al Palacio d'Egmont, sede del Ministerio de Asuntos Exteriores del Reino de Bélgica, donde recibieron al primer ministro, Charles Michel; con quien mantuvieron un encuentro.

Seguidamente, Don Felipe y Doña Letizia se dirigieron al Parlamento, donde se reunieron con el presidente de la Cámara de Representantes, Siegfried Bracke, y la presidenta del Senado, Christine Defraigne, quienes les acompañaron durante su visita a los hemiciclos de ambas Cámaras.

Un almuerzo ofrecido por Sus Majestades los Reyes de los Belgas en honor de Sus Majestades los Reyes puso el broche final al Viaje Oficial al Reino de Bélgica.


 
 

 
 11/2014.- Los Reyes se reunieron con los Grandes Duques Henri y María Teresa y mantuvieron reuniones de trabajo con el primer ministro, el presidente de la Cámara de Diputados y el ministro de Asuntos Exteriores.

S​us Majestades los Reyes, que viajaron acompañados por el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, fueron recibidos a su llegada al aeropuerto de Luxemburgo por Su Alteza Real el Príncipe Guillaume, Gran Duque Heredero de Luxemburgo. Tras los correspondientes honores, se dirigieron al Palacio Gran Ducal de Luxemburgo, donde fueron recibidos por Su Alteza Real el Gran Duque de Luxemburgo.

Una vez finalizada la ceremonia de recibimiento oficial, en la que se intepretaron los himnos nacionales y ambos jefes de Estado pasaron revista a las tropas, Sus Majestades los Reyes mantuvieron un encuentro con Sus Altezas Reales los Grandes Duques Henri y María Teresa. Posteriormente, los Grandes Duques ofrecieron un almuerzo en honor de Don Felipe y Doña Letizia, al que asistieron Sus Altezas Reales los Príncipes Guillaume y Stéphanie, Grandes Duques Herederos de Luxemburgo.


 
 

 
07/2014.- Sus Majestades los Reyes realizan un Viaje Oficial a Marruecos los días 14 y 15 de julio, invitados por Su Majestad el Rey Mohamed VI.

Sus Majestades los Reyes viajaron al Reino de Marruecos acompañados por el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo; el director general de Relaciones Económicas Internacionales, Fernando Eguidazu Palacios; el director general para el Magreb, África; Mediterráneo y Oriente Próximo, Manuel Gómez-Acebo Rodríguez-Spiteri y el director general de Coordinación de Políticas Comunes y Asuntos Generales de la Unión Europea, Alejandro Abellán García de Diego.

A su llegada al Aeropuerto de Rabat-Salé, fueron recibidos por Su Majestad el Rey de Marruecos Mohamed VI, Su Alteza Real la Princesa Lalla Salma, Su Alteza Real el Príncipe Heredero de Marruecos Moulay Hassan y Sus Altezas Reales las Princesas Llala Meryem, Lalla Asma y Lalla Hasna, hermanas del Rey.


 
 

 
jun. 2015
Sus Majestades los Reyes iniciaron en la mañana del martes, 2 de junio, un Viaje de Estado a la República Francesa, acompañados por el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo. Don Felipe y Doña Letizia partieron rumbo a París desde la Terminal T-4 del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, donde tuvo lugar la despedida oficial, en la que se interpretó el Himno Nacional y el Rey pasó revista a un piquete de honor.
A su llegada al Aeropuerto parisino de Orly, los Reyes fueron recibidos por el embajador de España en Francia, Ramón de Miguel; el embajador de Francia en España, Jerome Bonnafont y el secretario de Estado para Asuntos Europeos del Gobierno francés, Harlem Désir.

A continuación, Sus Majestades los Reyes se trasladaron, escoltados por un escuadrón de motoristas de la Guardia Republicana, al Arco del Triunfo donde tuvo lugar el recibimiento oficial por el Presidente de la República Francesa, François Hollande; representando al Gobierno de la República Francesa, la ministra de Ecología, Desarrollo Sostenible y Energía, Ségolène Royal y la alcaldesa de París, Anne Hidalgo. Tras la interpretación de los Himnos Nacionales, Don Felipe y el presidente Hollande pasaron revista a las tropas que les rendían honores y frente a la tumba del soldado desconocido realizaron una ofrenda floral. Posteriormente, tuvo lugar un toque de oración, un momento de silencio y se interpretó el himno al soldado desconocido.

Finalizada la ceremonia, Sus Majestades los Reyes, se trasladaron al Palacio del Elíseo con una escolta de honor de 146 caballos, donde Don Felipe mantuvo un encuentro con el Presidente de la República Francesa, en el que también estuvieron presentes el ministro de Asuntos Exteriores español y la directora general de Relaciones Bilaterales con Países de la Unión Europea, Países Candidatos y Países del Espacio Económico Europeo.



jun. 2015
Sus Majestades los Reyes visitaron la Sede de la Asamblea Nacional, donde tras un encuentro con el Presidente de la Asamblea Nacional, Claude Bartolone, Don Felipe se dirigió al hemiciclo de la Cámara compuesto por unos 577 miembros. Allí, Su Majestad el Rey, en un discurso pronunciado integramente en francés, se dirigió a los diputados presentes para reafirmarse en que "frente a la agresión, España está y estará a su lado en la defensa de los valores que compartimos y que reafirmamos solemne y serenamente ante quienes pretenden destruirlos con el terror", haciendo especial énfasis en que "honremos a las víctimas, acompañemos a sus familias y a sus seres queridos. Y, sobre todo, digamos alto y claro a los asesinos: no nos doblegarán, no nos vencerán, jamás nos harán renunciar a lo que somos".

Continuó su intervención Don Felipe constatando una vez más ante los diputados franceses el hecho de que "como amigo y admirador de su país, quiero decirles: sin Francia no hay Europa. Sin una Francia segura de sí misma, fiel a sus valores y firme en la defensa de los mismos, Europa y el mundo perderíamos un referente valiosísimo, un referente fundamental", motivo por el cual "queremos más Francia", afirmó.

Expresó también Su Majestad el Rey a todos los presentes en el Hemiciclo su deseo por "una Europa unida", como "condición necesaria para el progreso y el bienestar de nuestras sociedades, y para superar y eludir el declive, la debilidad, la fragmentación e incluso la confrontación que, en otros tiempos, llevaron a nuestros pueblos a los momentos más oscuros de la historia europea".

Hizo mención especial Su Majestad el Rey a la juventud europea, y exhortó a los presentes a no "desfallecer a la hora de luchar contra el paro, de reducir la desigualdad y de sentar las bases que nos permitan mirar hacia adelante con esperanza y optimismo. Se lo debemos, sobre todo, a los jóvenes que merecen la mayor admiración por su dinamismo, por su coraje y su forma valiente de abrirse camino en el mundo".

Fue al término de sus palabras cuando Don Felipe recalcó nuevamente el "compromiso de nuestros dos países con el alto objetivo de la paz mundial" y el compromiso común de ambas naciones para que "allá donde miremos y persistan la pobreza, la injusticia, la negación del derecho elemental a la educación o a la salud de la infancia, o la violación de los derechos de las mujeres, Francia y España sabrán responder poniéndose del lado de los más necesitados y de los más débiles. Es nuestra vocación, es nuestra convicción".

Por último, recordó otros retos pendientes que también debemos afrontar sin vacilar, como son los "desafíos a la paz y la seguridad mundial", y señaló como uno de los más urgentes "el cambio climático".

Finalizada su intervención, acogida con aplausos por el pleno de los diputados presente en la Asamblea Nacional, Sus Majestades los Reyes asistieron a una recepción que tuvo lugar a continuación, en la que saludaron también a los miembros del gobierno francés asistentes y vicepresidentes de la Asamblea Nacional.
 

 
 
 

jun. 2015
Dentro de su Viaje de Estado a México, Don Felipe y Doña Letizia acudieron al Palacio Presidencial Los Pinos, donde compartieron un almuerzo con el Presidente Peña Nieto y su esposa. Previamente, ambos Jefes de Estado mantuvieron un encuentro.
https://youtu.be/qsB5VTSXL-Q


No hay comentarios:

Publicar un comentario