foto

foto

Translate

viernes, 24 de febrero de 2017

Tiara de flores de lis

Alfonso XII se la dejó en herencia a la reina Victoria Eugenia en su boda el 31 de mayo de 1906. Pertenece a una serie de joyas denominadas "de pasar" y que se suceden de unas reinas de España a otras. La primera vez que la reina Sofía la lució fue en marzo de 1983 con motivo de una visita de estado de los reyes suecos. El día de su despedida en el trono, tras 39 años, la mujer de Juan Carlos también llevó la tiara de flores de lis. Con el relevo de la Corona, Sofía dejó en herencia esta y otras joyas a Letizia, quien, hasta la cena de gala con el presidente argentino, Mauricio Macri, y su mujer, Juliana Awada, no se había puesto esta tiara.
La tiara de flores de lis es obra de la joyería Ansorena y está elaborada en platino y brillantes con charnelas que representan la flor de lis heráldica de los Borbones unidas por motivos vegetales de diamantes.

 

Tiara Princesa

Está valorada en 50.000 euros y permaneció guardada en un joyero de 2007 hasta abril de 2015 cuando Letizia decidió mostrarla ante los representantes reales de medio mundo que se reunieron para celebrar el 75 cumpleaños de la reina Margarita de Dinamarca. Hasta entonces no la había sacado del joyero real como gesto de austeridad por la situación económica que vivía España en aquel momento.
Felipe VI se la regaló a su esposa con motivo de su segundo aniversario de matrimonio y fue fabricada en la misma joyería que la tiara de flores de lis. Está compuesta por 450 diamantes talla brillante y cinco pares de perlas australianas.

 

Tiara Prusiana

Fue confeccionada por el joyero berlinés Koch y está realizada en platino y diamantes. Es la joya que Letizia llevó el 20 de mayo de 2004 cuando caminó hacia el altar para dar el 'sí, quiero' al príncipe Felipe. También la lució Sofía el día de su boda con Juan Carlos I el 14 de mayo de 1962. Las infantas Elena y Cristina también la han utilizado en varias ocasiones.
Es de estilo neoclásico y línea helénica. Fue un regalo del Káiser Guillermo II y de la Emperatriz Victoria Augusta a su única hija, la Princesa Victoria Luisa de Prusia (la abuela de la reina Sofía), con motivo de su boda con el Príncipe Ernesto de Hannover en mayo de 1913.

 

Tiara Floral

Es una de las preferidas de la reina Letizia. Francisco Franco, en nombre del pueblo español, se la regaló a la entonces princesa Sofía de Grecia con motivo de su boda con el príncipe Juan Carlos. Lo curioso de esta tirara es que es multiusos y se puede convertir en collar o en tres broches. De hecho, la primera vez que Sofía la mostró fue en forma de gargantilla en la gala previa a su enlace matrimonial. La infanta Cristina también se la puso el día de su boda con Iñaki Urdangarin (49) sujetando su velo nupcial. Pero sin duda alguna, quien más veces la usado ha sido la reina Letizia: en recepciones, bodas reales o en visitas de Estado.

 

Tiara de la Chata o de Mellerio

Fue encargada por Isabel II para la boda de su hija la infanta María Isabel con el príncipe Cayetano María de Borbón-Dos Sicilia en la joyería Mellerio de París. Representa la espuma de una ola con gotas de perlas y diamantes. Probablemente ha sido una de las joyas que más veces ha utilizado la reina Sofía. La lució por primera vez en la gala previa a su boda, en el Palacio Real de Atenas. Letizia la escogió para recibir al presidente de Filipinas en una visita de Estado.

 

Tiara Rusa

Realizada en platino, perlas y diamantes, la tiara rusa fue diseñada para Cristina de Austria, reina regente de España. Al fallecer, la joya pasó a manos de su hijo, el rey Alfonso XIII, quien la mantuvo guardada hasta que la cedió, como regalo de bodas, a su futura nuera, la Princesa María de la Mercedes de Borbón-Dos Sicilias y Orleans. Tras el fallecimiento de la Condesa de Barcelona, el Rey Juan Carlos llegaría a un acuerdo con sus hermanas, las Infanta Pilar y Margarita, para quedársela. En junio del 2006, la reina Sofía lucía la tiara en la visita de Estado que los Reyes de España hicieron a Noruega.

 

Tiara Cartier

Realizada en perlas y brillantes e inspirada en motivos egipcios, la tiara Cartier como su mismo nombre indica fue diseñada por el famosos joyero Cartier para la reina Victoria Eugenia de España. En su lecho de muerte, la soberana decidió regalársela a su hija Cristina. El Rey Juan Carlos compró la diadema a su tía y se la regaló a Sofía. La ultima vez que fue vista fue en Estocolmo, en la boda de de la princesa de Suecia y en esa ocasión la lucía la infanta Cristina. La tiara Cartier y la rusa son las dos joyas que Letizia aún no ha lucido en ningún acto público.

FUENTE:

No hay comentarios:

Publicar un comentario